Otoño en el parque

Fui al parque

tal y como me pediste,

te esperé en el banco,

tal y como me pediste.

Esperé,

también aquel día llovía.

Con la mirada perdida

viajando por recuerdos tristes

me sentí perdida,

por un momento,

tan solo por un momento.

Resguardada en la calma

del silencio

volví a la realidad

poco a poco,

despacio.

Fue como volver a sentirlo

todo de nuevo

y me di cuenta de que

no necesitaba que existieras

en mi vida.

Tu voz rompió el silencio

no quise encontrarme

con tus ojos,

me faltó mi fuerza y tu cariño.

Sonreíste mostrándome

tu tristeza,

silencié mis recuerdos,

no había nada que salvar.

El cielo estaba negro,

hacía frío y llovía con violencia

una tarde fría y triste.

Por mi propia cordura

huí para alejar el deseo

de regresar

a tu lado.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.