poemas de esperanza

Este espacio está dedicado a la poesía de esperanza, donde el protagonista es otro de los sentimientos del alma: la esperanza. Disfruta de la lectura de un poema de esperanza y recorre con él un camino lleno de emociones.

En estos poemas sobre la esperanza encontrarás versos optimistas para afrontar la vida a través de ellos. Espero que disfrutes de mis poemas de vida y esperanza, tanto como yo escribiéndolos.

La luz de su mirada

Un triste poeta

que no quiere ser olvidado,

alza la vista a menudo

hacia el firmamento.

 

Recuerdos insignificantes

cruzan raudos

por el Puente de los Suspiros

y se clavan en su alma

como fragmentos de cristal

reflejando el pasado

en pedazos pequeños

que le devuelven

a un doloroso después,

lleno de angustia

por no poder exorcizar

a los fantasmas

que llenan de miedo

su corazón torturado.

 

 

La luz de su mirada-Poemas del alma
Comenta y Comparte

Complejidad

Tan fácil

tan difícil.

quiéreme

no te pido mucho

¿O te pido todo?

Quiéreme

que sabré quererte

Quiéreme

que sabré esperarte,

quiéreme que sabré

cuidarte.

Déjame que sueñe

que abriré y serás tú,

 déjame abrazarte

así por quienes fuimos

por quien somos

pero, sobre todo

por lo que seremos.

Ahora que ya mis heridas

quedaron atrás

porque ahora sé que entre

tanta nada

si tú me quieres todo es.

Comenta y Comparte

El tiempo del amor

Me preguntas si te amaré siempre
y yo solo puedo darte una respuesta.

Te amaré hasta que te ame.

No me pidas que mida el tiempo
de mi amor, pues no sabría hacerlo.

Te amaré mientras mi corazón
así me lo confirme,
quizá pueda amarte eternamente
quizá pueda amarte mas allá del fin.

Pero dime, ¿sabes tú lo que es la eternidad?
no, no llores
mi amor por ti es fuerte
pero quién sabe lo que nos espera
al volver una página, al doblar una esquina
quien sabe lo que el destino nos depara.

Te amaré hasta que tenga fuerzas
te amaré mientras te sienta,
pero no me pidas que mida
el tiempo de mi amor.

Comenta y Comparte

Volaré

Volaré muy lejos
tan lejos que nunca podré regresar.

Volaré para descubrir lo que mi vida significa.

Volaré para alejarme
de lo que ahora no comprendo.

Volaré y encontraré mi camino
estaré muy lejos, tanto
que nadie recordar mi ausencia.

Volaré y llegaré hasta ti
y donde te encuentre construiré mi hogar
lleno de paz, lleno de luz
lleno de mil sensaciones
y ya no hará falta regresar.

Comenta y Comparte

Te regalo

Te regalo mi voz,

mi risa, mi luz.

Iré dejando pedacitos

de mi,

por todos los rincones

de tu corazón,

para, que en cada latido

los vayas descubriendo.

En las nubes dejaré

lágrimas sin abrir.

En luna y media

prenderé mi sonrisa.

En la brisa, suspiros

de pasión, deseo

o esperanza.

Te recitaré versos

en la madrugada.

De besos vestiré

tu cuerpo.

Tu sed será mi sed

y te beberé a sorbos.

Te abrazaré

y así te envolveré

en un cielo azul.

Viviremos tormentas

y calmas,

cuentos infinitos

a los que nunca

pondremos fin.

Comenta y Comparte

Grande es la esperanza

Erase una vez, una ternura

que se convirtió

en melancolía.

Una nostalgia que se hizo fuerte

en cada madrugada

porque la soledad,

le daba miedo.

Y sin avisar un día,

 la tristeza

la vino a buscar.

Se durmió su corazón

y el amor quiso desertar.

La esperanza la encontró

y no la dejó desfallecer,

la abrazó muy fuerte

la llenó de fuerza,

de fe,

le regaló la libertad,

el poder de elegir,

y ella eligió

dejar atrás los miedos

y los días de ceniza.

Comenta y Comparte

Solatium

Al girarme,

me vio llorar,

entendió todo

lo que me pasaba

por dentro.

Me regaló una

sonrisa,

y como si quisiera

alargar el tiempo

y las palabras,

me regaló una esperanza,

al decirme,

que en esta vida

no hay coincidencias,

solo destinos hilados,

hilos rotos  que se remiendan

con puntadas de pasión.

Abrazos invisibles

que hacen común un destino.

Que a veces,

las palabras sobran,

ante las miradas sinceras,

que todo está escrito.

Que el tiempo entierra

lo que el corazón no olvida,

pero que la razón

quiere olvidar.

Que hay amores que no duelen

y nunca mueren.

Que hay personas

con las que siempre puedes

ser tú.

Que se puede jugar a inventar

un paraíso

y encontrar algo parecido

a la felicidad.

Que hay desconsuelos

que no tienen remedio,

pero qué,

las estrellas se iluminan

cada noche.

Que la vida es una espiral

que gira y gira

sin parar,

dando vueltas

y parece que nunca

vas a llegar a tu destino,

pero al final,

siempre se llega al destino.

Y que como una vez

en algún libro leyó:

“Nunca alcanzaremos la luna,

porque no se deja,

pero, somos lo que soñamos

y nunca deberíamos dejar de soñar”.

Comenta y Comparte

poemas relacionados que pueden interesarte