poemas sobre la naturaleza

Un poema a la naturaleza es siempre relajante y tranquilizador. He creado un recopilatorio con todos mis poemas de la naturaleza, donde sentirás la brisa con los poemas sobre el mar, olerás la tierra con los poemas de flores y tocarás cielo con los poemas a la luna.

Ya sea con mis poemas largos sobre la naturaleza o con mis poemas de la naturaleza cortos, encontrarás el equilibrio y la calma que tanta falta nos hace.

Poemas sobre el mar


El mar guarda secretos, misterios, amores perdidos, nostalgias, despedidas y recibimientos apasionados, en mis poemas del mar cortos escribo sobre la magia del mar y todo lo que me ha transmitido.

Poesía para el mar escrita desde la orilla del mar que me ha arropado desde la niñez, poemas cortos sobre el mar para esperar lo que la vida nos tiene preparado.

Un poema de mar en el que encontrarás un faro en medio de la oscuridad, un ancla, un horizonte lleno de esperanza a pesar de las tormentas.

Vida de mi vida

Cuando Dios dejó de existir,

el viento helado del norte

se llevó un sueño

en una noche

de luna creciente.

Los viejos cuervos

anidaron en su pecho

y rayos verdes

rompieron el cielo.

Su mirada salvaje

se perdió en un mar

de noviembre.

En la costa de las locas

el alma se le heló de golpe

en mitad de la noche,

se sintió de golpe

como una rosa

nacida entre las piedras.

Todo a su alrededor

enmudeció,

una calma irreal

la sacudió,

todo se volvió desolador.

Un mar infinito

de olas grises,

un viento que le trajo

voces, susurros,

sollozos,

pensamientos furtivos,

que se escapan de dentro.

Una voz desgarrada

rompió el silencio,

sinsabores, angustias,

sueños rotos.

Comenta y Comparte

El lazo rojo

La luna todavía

está alta

y solo el rumor de las olas

rompe el silencio,

La brisa juguetona

despeina su trenza

y el lazo rojo

cruza el cielo para

jugar con los luceros,

dibuja corazones en el aire,

deja alegrías en las nubes,

y le pide a las estrellas

que sean generosas

y brillen más fuerte

 para que su niña

 encuentre su camino.

Abrazada por el mar ,

la vista fija en el horizonte,

respira, ríe, ama,

piensa, siente,

llora y vuelve a a reír

va en busca de su destino.

Comenta y Comparte

En la orilla de este mar

 

Te espero en la orilla de este mar,

que hoy moja mi rostro

 borra mis lágrimas,

que se funden con las olas.

 

Sal con sal.

 

Lágrimas que nacen

como envites de las olas

en una tormenta.

 

Trayendo gotas de razón

y llevándose la cordura.

 

Arrastrando el corazón

erosionando el alma.

 

Te espero en la orilla de este mar

que una fue nuestro,

para que me acunes en tus brazos

y seas refugio

cuando pasen mis tormentas.

 

Comenta y Comparte

Escalofrío en el alma

Harta ya,

de estar harta,

en la playa

del mar del olvido

me he bañado desnuda.

Con la mirada fija

hacía la nada

la brisa me ha abrazado

y por mi vientre

he creído notar

tu aliento.

Escalofrío en el alma.

Buceando entre las olas,

he querido ahogar mi soledad.

La sal de mis lágrimas

se mezcló con mi mar,

se hicieron espuma.

La corriente se lleva la pena,

La marea tu recuerdo

Comenta y Comparte

Mar de invierno

Recuerdas, ¿cuando

me preguntaba cómo era posible

que brillara el sol,

si tú te habías ido?

Si pudieras verme ahora

donde termina el arco iris

al otro lado de este mar de invierno,

donde llegué navegando

en el Barco de los Grandes Pesares.

Bajo un cielo protector

donde la estrella más brillante

es la estrella más distante,

la que me recuerda

que una vez,

tú y yo

bailamos en los Jardines de la Luna.

Si pudieras verme ahora

verías en mis ojos

una nueva esperanza

Comenta y Comparte

El amor llegó sin avisar

En un atardecer dorado

contempla el mar,

el mar que guarda

sus recuerdos.

El agua se funde

con el cielo.

La brisa es un susurro

suave, tranquilo,

que acaricia su rostro

envolviendola.

Cae la noche,

estrellas desiguales

brillan en el cielo,

apenas se percibe

el sonido de la marea.

Una noche

llena de melancolía.

Llegó sin avisar,

su voz, la sacó

del interior de su mente

y de los recuerdos del pasado.

Notó el calor

de su amor.

Vio su presente,

vio claras sus decisiones,

vio el futuro.

Vio días espléndidos

que llegaban para instalarse

y no irse jamás

Comenta y Comparte

El mar hoy

El mar hoy,

 me recuerda

tus susurros.

Las olas,

me traen, una a una,

todos los te quieros,

que tu corazón, quiere guardar.

Y el sol,

amanece ansioso,

para traerme todos tus deseos.

Yo, seré, tu orilla,

tu mar en calma,

tormenta desatada,

roca al viento.

Dejaré que la marea

se lleve mi dolor.

Me vestiré de sal,

para dejar mis marcas

en tu piel.

Sé, tu, mi faro,

no me alejes

a otros puertos.

Comenta y Comparte

El mar de mis recuerdos

No quise ser el ancla de tu vida

por eso, icé las velas

y surqué otras aguas.

Buscando la luz en algún

rincón del mar,

recalé en otros puertos,

el destino guió mi rumbo.

El viento se hizo mi amigo

y la marea me fue

alejando de ti.

Con la pleamar,

 anegaron mis ojos

lágrimas desangeladas

cuando los recuerdos

me hablaban.

Perdido en una isla desierta

en la arena te escribí

mil poemas.

Un huracán,

me quiso arrastrar a la locura.

Las estrellas me hicieron

compañía

en las noches frías

y las sirenas

tenían celos de ti.

Noche y luna,

mar y espuma,

todo eras tú.

Aprendí a ser feliz,

a vivir sin ti,

pero en ti

corazón pirata

pero herido.

Comenta y Comparte

Mar mi mar

El mar hoy,

 me recuerda

tus susurros.

Las olas,

me traen , una a una,

todos los te quieros,

que tu corazón, quiere guardar.

Y el sol,

amanece ansioso,

para traerme todos tus deseos.

Yo, seré, tu orilla,

tu mar en calma,

tormenta desatada,

roca al viento.

Dejaré que la marea

se lleve mi dolor .

Me vestiré de sal,

para dejar mis marcas

en tu piel.

Sé, tú, mi faro,

no me alejes

a otros puertos.

Comenta y Comparte

Poema a la luna


Mis poemas de la luna están llenos de versos que arrojan luz a las noches oscuras. Poemas a la luna llena y acompañada de un manojo de estrellas.

Poemas sobre la luna que nos hechiza y nos seduce. Luna que inspira y que juega con la tierra, con las mareas, con su influjo nos enamora y nos envuelve de magia.

Poemas de luna cortos para vestirla de faralaes y que nos guíe en el camino.

Y la luna no saldrá

Cuando el sol de poniente

desaparezca tras el horizonte,

cuando caiga la noche

y el aire huela a jazmines,

malvarrosas y hortensias,

la luna no saldrá.

Se quedará haciéndole compañía

a tu soledad.

Te abrazará y no dejará

que sientas frío en el corazón.

Le pedirá a la primavera

que salga adelantada

para hacerle cosquillas

a tu alma.

Te traerá de vuelta

su corazón…

Y juntos,

llenareis de risas los silencios,

pondréis la vida del revés.

No dejareis de sonreír

mientras aprendéis

el significado del amor.

Os dejareis atrapar

por la magia y la esperanza.

Comenta y Comparte

La luna está triste

Hoy la Luna

no ha salido a pasear.

Hoy se oyen lamentos

de amor,

en la noche.

Y las nubes lloran

lágrimas de escarcha.

Hoy la Luna

está celosa.

Hoy las estrellas

se han quedado

a dormir,

con los luceros,

por eso brilla

más el firmamento.

Hoy la Luna,

esta muy triste

y le pide al mar

que la abracé,

solo el,

la puede consolar.

Y el mar,

que la ama en secreto

la abraza, la arropa

con sus olas

y la cubre con su espuma.

Y la Luna se duerme

tranquila…

Comenta y Comparte

Esta noche la luna

Esta noche la luna,

se viste de ganas.

Esta noche la luna,

no tiene paciencia.

Esta noche la luna,

busca tu consuelo.

Esta noche la luna,

quiere rondar tu corazón.

Esta noche la luna,

pedirá a la pasión que acuda.

Esta noche la luna,

te buscará, para saciar su sed.

Esta noche la luna,

quiere saber, a qué sabe tu piel.

Esta noche la luna,

no se sentirá perdida,

Esta noche la luna,

sabe que la esperas.

Esta noche la luna,

romperá con la realidad

y solo soñará.

Esta noche la luna

no se sentirá perdida.

Esta noche, Tú,

conseguirás, que la luna,

no llore.

Esta noche la luna,

se va con el sol.

Comenta y Comparte

Poemas de flores


Recorre mis poesías de flores para alegrar el alma. Poemas sobre flores escribí y un pedacito de mis letras he querido convertir en un jardín.

Poemas de flores cortos para regalar esperanza y que son medicina para el alma.

Abril, ya huele abril

Mi corazón

cargaíto de recuerdos

no sabe de penas,

late a ritmo de fandangos.

Negra las noches, verde la hierba

la flor del romero asoma,

silencio en el río

en la ribera duermen flores

Noche de jazmín,

clavo y canela,

ya huele a abril.

Entre carretas y olivares

los gitanos cantan

a la luz de las candelas.

Tras las rejas de tu balcón

brilla tu pelo negro

reflejado por la luna

y suspiran de envidia

las estrellas.

En mi cuello, altanero,

un pañuelo de lunares

romero,

en el ojal de mi chaqueta.

Besos de enredadera,

te abrazo

y el mundo se viste de fiesta.

Comenta y Comparte

Reanudación

Quiso nadar

en un mar de margaritas

blancas.

Pasear por el malecón

abandonar la tristeza

en la arena

para que se la llevara

la corriente.

Dejar mensajes secretos

con su perfume

en todos los nomeolvides.

Concederse el placer

de encontrar

la esperanza perdida.

Caminar hasta llegar

al horizonte

y encontrar la libertad.

Pintar un camino

con miles de colores

en un lienzo infinitamente

oscuro.

Escribir palabras azules

y dejarlas flotando

en las nubes.

En noches de terciopelo

volar junto a las estrellas

cantando saetillas

hasta despertar al sol.

Quiso volver a ser principio

y comenzar de nuevo.

Comenta y Comparte

Loreak (flores)

Regálame flores,

de todos los colores,

que me acompañen en mi soledad.

Regálame amapolas

y sabré que velas mis sueños.

Azaleas, cuándo necesite la templanza

que a veces me abandona.

Muchas camelias, porque me querrás

para siempre,

blancas, por nuestro amor,

rojas porque me admiras y

rosas cuándo tengas anhelos

de besarme.

Cuando tu corazón suspire

claveles rojos.

Una dalia rosa porque intentaras

hacerme siempre feliz.

Gardenias, porque soy tu amor secreto.

Un girasol,

porque me adoras,

y gladiolos multicolores,

porque tu amor es fuerte

y tiene un toque de locura.

Lirios amarillos,

para que sepa que amarme

te hace feliz,

muchas madreselvas, que son

los lazos del amor.

Para seducirme, regálame

mil margaritas blancas.

Pensamientos para recordarte

y claveles de poeta,

cuando quieras ser galante.

Y si alguna vez te vas,

regálame, nomeolvides.

Comenta y Comparte