Solsticio de verano

Una piel de verano,

labios color cereza,

frágil corazón,

una sonrisa

donde perderse.

Él la desea,

ella se entrega.

Con la voluntad

quebrada

apagan la luz

y las caricias

se vuelven lentas.

Ella quiere amarlo,

él la elige.

Y soñaron que cada uno

formaba parte del otro,

sospechando que era

cosa del destino.

Ella quiere un futuro,

él se lo concede.

Se compromete

y se apega a él,

porque estar separados

es ya imposible.

Comparte este poema...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *