Por amor

Cuando tu voluntad se enrede,

te daré mi fortaleza,

tu templanza seré.

Una a una tus heridas

sanaré.

Nada te daré,

que tú no quieras.

Te devolveré la sonrisa.

Ordenaré tu vida,

y acomodaré tus sueños.

Las fisuras por donde

se cuelan tus recuerdos

taparé.

No te dejaré huir,

ni de mí, ni de mi mirada.

Intuiré tus pensamientos

y me adelantaré a tus deseos.

A pensar con claridad,

te ayudaré.

Emigraré a tu corazón

y hasta que quieras

allí me quedaré a vivir.

A cambio, solo te pediré

que te reconozcas en mis ojos,

que mi abrazo, te reconforte.

Que sientas el amor

que mis caricias te transmiten,

y que escuches los latidos

de mi corazón,

cuando en mi regazo te refugies

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.