Alma de mi alma

Dos almas que buscan ser una

Dos almas que siempre lo fueron.

Dos almas que soñaban encontrarse.

Dos almas que se ansiaban.

Dos almas adoradas.

Dos almas encontradas.

Dos almas unidas.

por hilos invisibles de plata,

más allá del tiempo

y la distancia.

Dos almas rotas,

una sin la otra.

Dos almas recompuestas

dos almas que ya encontraron

un mismo destino.

Dos almas que ya nunca

estarán solas

porque ya se pertenecen.

Yo tu alma,

tú mi alma.

Comparte este poema...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *