El Acuerdo

No te veo casi nunca

casi siempre te siento.

A veces desapareces

al final, vuelves

nunca dejas de dolerme.

Soy incapaz de entender 

lo que dices.

Siempre tuve miedo

a morirme de pena

si te ibas del todo.

Nadie se muere de pena,

como mucho se vive

sin paz en el alma,

hasta que un día

todo vuelve a ser lo que era,

y la vida vuelve a cobrar sentido.

Comparte en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *